Noticias de Facebook

Comments Box SVG iconsUsed for the like, share, comment, and reaction icons

La Neuroeducación, el proceso de enseñanza y aprendizaje XIV.

En palabras del Dr. Joaquín Fuster “la memoria está establecida en redes distribuidas por la corteza cerebral. Cuando tratamos de recordar algo, o cuando nos encontramos en una situación que nos evoca algo, esas redes se activan por excitación, al mismo tiempo que se inhiben algunas que no son parte de aquella memoria. Con esta activación se llega a un nivel de actividad nerviosa de estas células que sobrepasa el dintel de la conciencia, y entonces surge la conciencia de la memoria, pero que “se despierta” con la asociación, con las circunstancias, etc. Entonces esa memoria a largo plazo se reactiva y se abre a una posible modificación, ampliación y refuerzo, formando redes nuevas que amplían las viejas. Porque la realidad es que nuestro futuro, nuestra creación y nuestra imaginación se basan en el pasado. Es a partir de este que formamos estructuras nuevas de conocimiento, de memoria y de actividad humana.

El estado de ánimo puede cambiar el modo como se desempeñan determinadas funciones cerebrales como el lenguaje, la percepción, la atención, la memoria o la toma de decisiones. Todas resultan claves para aprender, por lo que las emociones son determinantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, pues las emociones mantienen una relación estrecha con la motivación por aprender, y ahí es donde la forma en que los docentes enseñan tiene un fuerte impacto en la motivación.

Entonces, ¿Cuál es el mejor tipo de aprendizaje?
La educación más eficiente es el aprendizaje activo que sale del niño, que crea, que imagina y forma estructuras nuevas. No es a base de memorizar listas de los reyes godos, sino de activar él mismo esas redes y ampliarlas activamente con otros niños y con el maestro, priorizando la colaboración por encima de la competición. Porque la colaboración es un elemento de formación social del niño, y le educa en la escala de valores y en la ética del trabajo (Fuster, J.).
... Ver MásVer Menos

Publicado 10/04/21

La Neuroeducación, el proceso de enseñanza y aprendizaje   XIV.

En palabras del Dr. Joaquín Fuster “la memoria está establecida en redes distribuidas por la corteza cerebral. Cuando tratamos de recordar algo, o cuando nos encontramos en una situación que nos evoca algo, esas redes se activan por excitación, al mismo tiempo que se inhiben algunas que no son parte de aquella memoria. Con esta activación se llega a un nivel de actividad nerviosa de estas células que sobrepasa el dintel de la conciencia, y entonces surge la conciencia de la memoria, pero que “se despierta” con la asociación, con las circunstancias, etc. Entonces esa memoria a largo plazo se reactiva y se abre a una posible modificación, ampliación y refuerzo, formando redes nuevas que amplían las viejas. Porque la realidad es que nuestro futuro, nuestra creación y nuestra imaginación se basan en el pasado. Es a partir de este que formamos estructuras nuevas de conocimiento, de memoria y de actividad humana.

 El estado de ánimo puede cambiar el modo como se desempeñan determinadas funciones cerebrales como el lenguaje, la percepción, la atención, la memoria o la toma de decisiones. Todas resultan claves para aprender, por lo que las emociones son determinantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje, pues las emociones mantienen una relación estrecha con la motivación por aprender, y ahí es donde la forma en que los docentes enseñan tiene un fuerte impacto en la motivación.

Entonces, ¿Cuál es el mejor tipo de aprendizaje?
      La educación más eficiente es el aprendizaje activo que sale del niño, que crea, que imagina y forma estructuras nuevas. No es a base de memorizar listas de los reyes godos, sino de activar él mismo esas redes y ampliarlas activamente con otros niños y con el maestro, priorizando la colaboración por encima de la competición. Porque la colaboración es un elemento de formación social del niño, y le educa en la escala de valores y en la ética del trabajo (Fuster, J.).Image attachmentImage attachment

La mujer y la niña científica VIII.

Recientemente un Grupo de trabajo de la Universidad de Mondragón nos hacía las siguientes preguntas ¿Por qué hay más casos de chicos que de chicas identificados? ¿Cuál crees que es la razón?

Las principales investigaciones apuntan a la necesidad de tener presente las variables de tipo sociocultural, siendo el medio familiar y escolar el más estudiado por su especial incidencia en las pautas de crianza diferenciadas. El papel de la familia y la escuela va a ser crucial para entender el impacto de las expectativas en los patrones motivacionales de las niñas y jóvenes, y más en concreto aquellas que presentan superdotación intelectual (C. García Colmenares y Y. Benito).

La existencia de unas expectativas altamente estereotipadas supone que desde niñas deban dominar ciertas habilidades sociales, y así "encajan" pretendiendo ser menos capaces de lo que realmente son y que este hábito a menudo se vuelve en una profecía autocumplida -Efecto Pigmalion-. Actualmente, en algunos países del mundo, existe una lucha de géneros, donde todavía a la mujer se le niega la participación en disciplinas como la tecnología, las ciencias o las matemáticas, sólo por enumerar algunas.

Es necesario identificar estudiantes con superdotación intelectual dentro de poblaciones especiales. Alumnos superdotados y talentosos existen en poblaciones especiales en proporciones similares a la población general. Este grupo hace referencia a:
a) niños de clase socio-culturalmente desfavorecida e inmigrantes,
b) niños con handicaps,
c) niños con bajo rendimiento, y
d) mujeres.

Los niños superdotados a pesar de las dificultades que experimentan, manifiestan de alguna forma la presión social y escolar sobre todo a través de conductas antisociales en la escuela, de ahí que sea más fácil identificar a los niños que a las niñas.

En este punto queremos animaros a ver los enlaces de un ejemplo a seguir, nuestra recordada, Dra. Margarita Salas:

www.youtube.com/watch?v=ka00hY-m7qA

www.youtube.com/watch?v=QMkb4ioshcU
... Ver MásVer Menos

Publicado 07/04/21

Video image

Comment on Facebook

EL ACOSO ESCOLAR VII.

El acoso escolar o bullying es una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un estudiante contra otro. Es una acción negativa, continua e intencionada que crea una relación de dominio-sumisión. Hay personas que pueden tener una predisposición mayor a una manera de interactuar que otras pero hoy en día sabemos que mucho es lo que acontece durante la vida: desde que se es pequeño, cómo se aprende a modular la agresividad, cómo se aprende desde pequeño lo que da prestigio, se integra en el grupo, se hace popular…

Con frecuencia suelen aparecer agresiones físicas, que dañan y atemorizan a la víctima de manera directa: golpes, lesiones con objetos, etc. Indirectamente también podemos encontrar extorsiones, robos, desaparición o destrozo de sus pertenencias, etc.
Las agresiones verbales son más habituales y disminuyen la autoestima de la víctima, al humillarla en público, produciéndose exclusión social, que margina a la víctima y le impide participar en el grupo o comunicarse.
La escuela debe transmitir ese factor protector que evite que una persona no se comporte de tal manera.

En base a diferentes estudios realizados, Yolanda Benito (2019), indica como es muy frecuente presentar Trastorno Adaptativo: ansiedad y tristeza. Observándose bajo autoconcepto, preocupaciones y dificultades de atención y concentración. Aunque cada caso debe analizarse de forma individualizada, la somatización es una forma de tristeza que se manifiesta a través del cuerpo, posiblemente asociada a la percepción de ACOSO.

Con frecuencia, la aparición de los daños psicológicos de Acoso no es inmediata sino mediata. La situación de acoso o aislamiento provoca que la víctima se vea privada de situaciones muy valiosas de aprendizaje social y de integración con sus compañeros. El trauma y la respuesta, en forma de estrés postraumático influye en la adaptación, el desarrollo cognitivo, la atención, las habilidades sociales, el estilo de personalidad, al autoconcepto, la autoestima y el control conductual.
... Ver MásVer Menos

Publicado 02/04/21

EL  ACOSO  ESCOLAR  VII.
 
   El acoso escolar o bullying es una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un estudiante contra otro. Es una acción negativa, continua e intencionada que crea una relación de dominio-sumisión. Hay personas que pueden tener una predisposición mayor a una manera de interactuar que otras pero hoy en día sabemos que mucho es lo que acontece durante la vida: desde que se es pequeño, cómo se aprende a modular la agresividad, cómo se aprende desde pequeño lo que da prestigio, se integra en el grupo, se hace popular…

   Con frecuencia suelen aparecer agresiones físicas, que dañan y atemorizan a la víctima de manera directa: golpes, lesiones con objetos, etc. Indirectamente también podemos encontrar extorsiones, robos, desaparición o destrozo de sus pertenencias, etc.
   Las agresiones verbales son más habituales y disminuyen la autoestima de la víctima, al humillarla en público, produciéndose exclusión social, que margina a la víctima y le impide participar en el grupo o comunicarse.
   La escuela debe transmitir ese factor protector que evite que una persona no se comporte de tal manera.

  En base a diferentes estudios realizados, Yolanda Benito (2019), indica como es muy frecuente presentar Trastorno Adaptativo: ansiedad y tristeza. Observándose bajo autoconcepto, preocupaciones y dificultades de atención y concentración. Aunque cada caso debe analizarse de forma individualizada, la somatización es una forma de tristeza que se manifiesta a través del cuerpo, posiblemente asociada a la percepción de ACOSO.

   Con frecuencia, la aparición de los daños psicológicos de Acoso no es inmediata sino mediata. La situación de acoso o aislamiento provoca que la víctima se vea privada de situaciones muy valiosas de aprendizaje social y de integración con sus compañeros. El trauma y la respuesta, en forma de estrés postraumático influye en la adaptación, el desarrollo cognitivo, la atención, las habilidades sociales, el estilo de personalidad, al autoconcepto, la autoestima y el control conductual.Image attachmentImage attachment

Comment on Facebook

Muy interesante.

Cargar más...