DIARIO MÉDICO

Martes, 31 de octubre de 2000

 

Por medio de 34 preguntas a los padres sobre las capacidades de sus hijos

 

Un test para niños superdotados elimina a un 90% de la muestra

Un nuevo test desarrollado por  expertos del Hospital Huerta del Rey, de Valladolid, permite descartar al 91,5 por ciento de la muestra de posibles niños superdotados. El test   se   compone   de   34   preguntas   sobre desarrollo motor, desarrollo del lenguaje, autoayuda, socialización y desarrollo cognitivo. Al eliminar con este test a un alto porcentaje de la muestra, los costes de las pruebas posteriores se reducen.
Contiene cuestiones relativas a aspectos, representativos del desarrollo intelectual, como el desarrollo cognitivo y del lenguaje.
La identificación de niños superdotados la hacían los pediatras y educadores, cuando observaban habilidades especiales

CARLOS MENDEZ.  Valladolid

 

La selección de niños superdotados a través de un nuevo test al que se deben someter los padres permite descartar al 91,5 por ciento de los sujetos incluidos en la muestra, según los resultados preliminares de este método, que ha sido desarrollado por Yolanda Benito, doctora en Psicología y directora del Centro Psicológico Huerta del Rey, de Valladolid, y por el doctor Jesús Moro.

El test se compone de 34 preguntas sobre diferentes aspectos relacionados con el desarrollo motor, del lenguaje, autoayuda, socialización y desarrollo cognitivo, y que son representativos de las cualidades intelectuales del niño. Sin embargo, los interrogantes que realmente son válidos para detectar si el niño -con una edad comprendida entre los cuatro y los seis años- puede ser un superdotado son solamente cinco, todas ellas referidas al desarrollo cognitivo.

Selección

Este método de selección ha permitido identificar en diversos colegios públicos de Cantabria a 16 niños superdotados entre un grupo total de 738. Los resultados obtenidos se encuentran dentro de la media esperada, que oscila entre el 2,2 y el 3 por ciento de superdotados. Asimismo, los resultados también contemplan la posibilidad de que pueden haber quedado, atendiendo a la estadística, entre 0 y 6 niños superdotados sin detectar.

Sin embargo, “lo importante del método -según ha explicado Yolanda Benito- es la alta preselección que hace, ya que tan sólo superan el test el 8,5 por ciento de los encuestados”. Esto supone que sólo pasa a la segunda fase un pequeño porcentaje, por lo que sólo hay que hacer la evaluación psicológica a ese 8,5 por ciento de los niños; de ahí que el método sea barato y sencillo de aplicar.

“Es más -ha añadido la experta-, el cribaje ha superado las previsiones realizadas en un principio, según las cuales se preseleccionaría un 22,6 por ciento. Sin embargo, esta preselección ha quedado reducida a un 8,5 por ciento”.

Para Yolanda Benito, la detección de niños superdotados permite ofrecerles una educación especial adecuada a sus capacidades. El test se ha distribuido entre pediatras de Castilla y León y en todas las direcciones provinciales de Educación y Cultura. La calidad de la prueba ha sido reconocida con su publicación en la revista Gifted and Talented International (número 14. pp. 80- 91).

Además, el proyecto, que se está llevando a cabo en otros países, como Colombia, México o Yugoslavia, ha permitido contrastar la hipótesis de base que asegura que un niño superdotado tiene un desarrollo diferente a los demás niños.

Según los resultados obtenidos en esta prueba, el desarrollo del niño superdotado es similar en todos los países donde se ha realizado el examen.

Métodos

Los autores sostienen que, hasta que se ha diseñado este cuestionario, no existía ningún método de cribaje eficaz que permitiese preseleccionar a niños superdotados, por lo que para la detección de menores con estas características, tal y como recomienda tanto la Unión Europea como el Ministerio de Educación y Ciencia español, era necesario hacer toda una serie de pruebas psicológicas a los niños, con el consiguiente coste económico que eso suponía. Por este motivo, entre otros, la detección de superdotados se hacía casualmente, cuando el educador o el pediatra se fijaban en ciertas habilidades extraordinarias del niño y se lo hacían notar a los padres del menor.

PREGUNTAS CLAVES

De entre las 34 preguntas que se realizan a los padres hay cinco que permiten preseleccionar a un niño para averiguar si es o no superdotado. Estar, cuestiones clave son las que se detallan a continuación.

En primer lugar, hay que preguntar si el niño sabe contar hasta diez. Si la respuesta es afirmativa, hay que concretar a qué edad empezó a hacerlo.

La segunda pregunta clave es si conoce el abecedario en mayúsculas. De nuevo, si la respuesta es afirmativa se les pregunta a los progenitores desde qué edad es capaz de recordar el alfabeto completo. También es importante, y supone la tercera pregunta clave, si hace puzzles de 20 piezas o más. Como en los casos anteriores, la concreción de la edad ayuda a determinar si el niño es superdotado.

Conocer al menos seis colores es otra cuestión básica y, por último, es necesario interrogar a los padres sobre si el niño es capaz de leer un libro con facilidad; esto es, sin silabear, y desde qué edad es capaz de hacerlo.

Si la respuesta es positiva a las dos primeras preguntas y la edad a la que aprendió es de dos años y medio, es un candidato válido. En el caso de las otras tres preguntas, con sólo una ya se le hacen las pruebas, con edades de 2,5 años para los puzzles, 18 meses para los colores y cuatro años para la lectura del libro.

Sólo un 2,2 por ciento de preseleccionados

En este cuadro se observa cómo las preguntas del nuevo test descartan a un 91,5 por ciento de los niños. De los 738 participantes en las pruebas, sólo un 2,2 por ciento de los preseleccionados resultaron superdotados y fueron sometidos a pruebas posteriores tras el test.

Comparte este contenido
2017-11-07T10:03:46+00:00